El acompañamiento de la iglesia católica

Ashley Feasley y Todd Scribner

La iglesia católica está desarrollando varias iniciativas para ayudar a quienes huyen de la violencia en el Triángulo Norte de Centroamérica.

Con su extensa red de órdenes religiosas, organizaciones locales y diocesanas, y centros de investigación, la Iglesia católica es una de las principales instituciones que participa en los esfuerzos de acompañamiento en el Triángulo Norte de Centroamérica[1]. Por ejemplo, los líderes católicos locales han trabajado con líderes protestantes para desarrollar líneas de comunicación entre bandas criminales que son rivales en El Salvador, incluida la posibilidad de lograr una tregua reciente entre las partes contrarias[2]. Mientras tanto, los Servicios Católicos de Socorro ofrecen oportunidades de reinserción escolar, capacitación laboral y servicios sociales a niños y niñas en zonas de escasa oportunidad económica y de altos niveles de violencia. Además, una gran variedad de centros católicos de acogida (refugios) se encuentran ubicados en toda la región para brindar apoyo a los migrantes a lo largo de su viaje[3].

La red católica se enfrenta a tres desafíos particulares: en primer lugar, garantizar la comunicación con una población en movimiento constante; en segundo lugar, la necesidad de un mapeo institucional de los servicios; y, en tercer lugar, ampliar la capacidad de la red existente. Con respecto al primer desafío, una dificultad central es el carácter temporal de la relación. Algunos migrantes permanecerán en el refugio solo durante algunas horas; otros, se quedarán una noche o dos. Independientemente del tiempo que se alojen, una vez que se marchan, existen pocos mecanismos para brindarles apoyo continuo durante el trayecto de su viaje. 

Hace poco, se lanzó un nuevo esfuerzo prometedor para fomentar la comunicación continua con los migrantes bajo la supervisión del Padre Juan Luis Carbajal, un sacerdote Scalabriniano en la ciudad de Guatemala. El Padre Carbajal utiliza la tecnología para que los defensores puedan hacer un seguimiento mientras los migrantes están en tránsito. Antes de que los migrantes crucen la frontera de Guatemala a México, el equipo del Padre Carbajal recopila una amplia variedad de información demográfica y personal acerca de cada migrante, y luego la carga a una base de datos central; posteriormente, los trabajadores del refugio accederán a esta información mediante una aplicación que estará disponible para que los administradores de los refugios puedan descargarla[4]. Con esto, pueden anticipar las llegadas y las necesidades, y también hacer un seguimiento de los migrantes a medida que cruzan la frontera de Guatemala y llegan a su siguiente punto de tránsito en México o en otros lugares. Con el tiempo, estos datos podrían ofrecer una gran cantidad de información que podría usarse para comprender mejor las corrientes y las prácticas migratorias. También se les podría dar usos más prácticos, incluidos, por ejemplo, los esfuerzos para rastrear familias.

Para que la asistencia se proporcione de una manera más eficaz, se necesitan líneas de comunicación abiertas entre los centros y una comprensión clara de la ubicación de estos sitios, las personas que los administran y el modo en el que pueden compartir información más eficazmente. En relación con esto, el Centro Católico de Estudios sobre Migración de Nueva York y la Red Internacional de Migración de Scalabrini están intentando sistematizar la recopilación de datos de los refugios Scalabrini en México y América Central. El problema al que se enfrenta la comunidad internacional con respecto a las situaciones de migración forzada es mucho más grande de lo que puede afrontar cualquier institución. En definitiva, una mejor colaboración entre los proveedores de servicios católicos y entre los grupos católicos y sus contrapartes religiosas y seculares mejoraría significativamente los esfuerzos para participar y proteger a las poblaciones de migrantes.

  

Ashley Feasley AFeasley@usccb.org
Directora de Política y Asuntos Públicos, Servicio de Migración y Refugiados
 
Todd Scribner TScribner@usccb.org
Coordinador de Difusión Educativa, Servicio de Migración y Refugiados
 
Conferencia de los Obispos Católicos de los Estados Unidos http://www.justiceforimmigrants.org
 
 

[1] También conocido ahora como el Norte de Centroamérica.

[2] International Crisis Group (2017) Mafia of the Poor: Gang Violence and Extortion in Central America www.crisisgroup.org/es/latin-america-caribbean/central-america/62-mafia-poor-gang-violence-and-extortion-central-america

[3] Véase el artículo de Alejandro Olayo-Méndez en este número.   

[4] Hasta ahora, la aplicación se ha utilizado principalmente en Guatemala, pero su uso se está expandiendo a México. El proceso de prueba de la aplicación incluirá garantizar la seguridad de la información personal de los migrantes.

 

construyendo sobre una tradición de protección
RMF 56
Octubre 2017

Contents

Renuncia de responsabilidad
Las opiniones vertidas en los artículos de RMF no reflejan necesariamente la opinión de los editores, del RSC o del IUDESP.
Derecho de copia
Cualquier material de RMF impreso o disponible en línea puede ser reproducido libremente, siempre y cuando se cite la fuente y la página web. Véase www.fmreview.org/es/derechos-de-autor para más detalles.