La Cumbre Mundial sobre Refugiados y la importancia de su autorrepresentación

En junio de 2018, setenta y dos representantes de refugiados procedentes de veintisiete países de acogida se reunieron en Ginebra para la primera Cumbre Mundial sobre Refugiados.

La Cumbre fue un acontecimiento histórico, que reunió por primera vez a representantes de poblaciones de desplazados forzosos de todo el mundo para debatir, planificar y organizar el tema de la autorrepresentación de los refugiados. Fue convocada y organizada por representantes de ocho redes lideradas por refugiados, entre ellas la Network for Refugee Voices, el Australian National Committee of Refugee Women, la Red de Víctimas Colombianas por la Paz en Latinoamérica y el Caribe (REVICPAZ-LAC), la New Zealand National Refugee Association, la Asia Pacific Refugee Rights Network, la Refugee Led Organizations Network (Uganda) y Syrian Youth Volunteers-Netherlands (Países Bajos). El acto fue respaldado por dos organizaciones no gubernamentales (ONG): Independent Diplomat y el Refugee Council of Australia.

Uno de los temas sobre los que debatieron fue la participación y la representación, es decir, cómo los refugiados y otras personas desplazadas forzosas pueden participar de manera significativa en los procesos de toma de decisiones que afectan a sus vidas a diferentes niveles (local, nacional, regional, mundial) y en diferentes tipos de foros (por ejemplo, los dirigidos por los Gobiernos, las ONG y las comunidades), y ejercer influencia en ellos.

A pesar de los recientes llamamientos a una mayor participación de los refugiados tanto en los procesos globales como en las iniciativas locales, hay muy pocas pruebas de que las comunidades de refugiados y desplazados forzosos (en especial las organizaciones de mujeres) estén mejor representadas. Y pese al reconocimiento de la comunidad internacional de la formulación de políticas participativas, como se detalla en el Gran Pacto y se plasma en el mantra de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de “no dejar a nadie atrás”, las prácticas participativas existentes se quedan cortas.

La participación de los refugiados es más bien acogida como un modo de implementar la agenda de instituciones más grandes y Gobiernos, que como un auténtico compromiso estratégico que permita una respuesta basada en lo que la gente necesita y quiere, más que en los bienes y servicios que se le puedan suministrar. Entre las barreras a la participación de los refugiados se incluyen las grandes expectativas que las partes interesadas se hacen de la capacidad de las organizaciones dirigidas por refugiados de participar en los procesos de toma de decisiones, a pesar de la limitada financiación, las barreras lingüísticas y las preocupaciones sobre su condición jurídica a las que estas organizaciones suelen enfrentarse a menudo. Garantizar que las opiniones de los refugiados sean diversas y representativas en los debates mundiales se convierte en un reto cuando gran parte del diálogo tiene lugar en Ginebra o Nueva York, donde el acceso está limitado a los que ya se encuentran en Europa o América del Norte o a los que disponen de documentos y recursos para viajar. Los refugiados que se encuentran en centros de internamiento, en contextos de protección en los que los riesgos de hablar son significativos, que han tenido menos oportunidades de desarrollar habilidades importantes para la formulación de políticas y donde la existencia diaria es una lucha, tienen aún menos oportunidades de participar.

Los debates que tuvieron lugar en la Cumbre en torno a la participación y la representación se centraron en las siguientes cuestiones: ¿De qué tipo de participación estamos hablando? ¿Cómo puede ser más efectiva la participación? ¿Qué tipo de proceso organizativo/estructurado sería viable y exitoso? ¿Qué tipo de relación nos gustaría establecer con las partes interesadas y otros agentes involucrados en la toma de decisiones? ¿Cómo transformamos los esfuerzos de los refugiados y sus procesos organizativos en algo sostenible a lo largo del tiempo?

La Cumbre brindó a los líderes de los refugiados la oportunidad de establecer contactos e intercambiar ideas, y dio lugar a una serie de conclusiones principales:

  • Que las organizaciones comunitarias de refugiados, las iniciativas y los responsables del cambio de todo el mundo van a establecer una red representativa —una plataforma internacional inclusiva para la participación y la autorrepresentación de los refugiados— antes de finales de 2018. Esta red mundial trabajará para crear un mecanismo de control independiente que evaluará los progresos realizados en cuanto a participación de los refugiados y al cumplimiento de los derechos.
  • Que se debería garantizar a las organizaciones y redes dirigidas por refugiados la oportunidad de participar a todos los niveles (local, estatal, regional e internacional) para que puedan plantear las preocupaciones de las poblaciones afectadas en los foros políticos y de toma de decisiones relacionados con el desplazamiento forzado, en especial, en el Foro Mundial sobre los Refugiados de 2019 y sus reuniones posteriores, así como en otros órganos decisorios que afecten a sus vidas.
  • Que todos los agentes que participen en la protección internacional deberán trabajar activamente para incluir y posibilitar de manera significativa que las organizaciones e iniciativas dirigidas por refugiados puedan participar como iguales en la búsqueda de soluciones al desplazamiento forzado. Esto incluye el considerar cuestiones de sostenibilidad a través de la asignación de recursos, medios de apoyo al liderazgo dentro de las organizaciones y redes dirigidas por refugiados, y de respuesta a las solicitudes de desarrollo de las capacidades, además de analizar y abordar las barreras a la participación.

En el Documento de Debate sobre Políticas y Conclusiones de la Cumbre se presentaron recomendaciones detalladas[1]. El Comité Directivo de la Cumbre Mundial sobre Refugiados agradece los comentarios y espera colaborar con la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), las ONG y las partes interesadas de cada localidad para dar estos pasos hacia un enfoque más inclusivo, participativo y basado en los derechos humanos a la hora de elaborar políticas para los refugiados basadas en los derechos humanos. Las reuniones regionales de la red de la Cumbre Mundial sobre Refugiados están programadas para antes de finales de 2018.

 

Mauricio Viloria y Diana Ortiz

Red de Víctimas Colombianas por la Paz en Latinoamérica y el Caribe (REVICPAZ-LAC)

 

Najeeba Wazefadost

Hazara Women of Australia/Australian National Committee on Refugee Women

 

Mohammed Badran

Network for Refugee Voices/Syrian Youth Volunteers - Netherlands

 

 globalsummit4refugees@gmail.com  www.networkforrefugeevoices.org

 

[1] www.networkforrefugeevoices.org/global-summit-of-refugees

Renuncia de responsabilidad
Las opiniones vertidas en los artículos de RMF no reflejan necesariamente la opinión de los editores o del RSC.
Derecho de copia
Cualquier material de RMF impreso o disponible en línea puede ser reproducido libremente, siempre y cuando se cite la fuente y la página web. Véase www.fmreview.org/es/derechos-de-autor para más detalles.

facebook logo Twitter logo RSS logo email.png

Forced Migration Review
Refugee Studies Centre
Oxford Department of International Development
University of Oxford
3 Mansfield Road, Oxford OX1 3TB, UK
fmr@qeh.ox.ac.uk  +44 (0)1865 281700
skype: fmreview