No ahogarse, sino luchar: activistas de las Islas del Pacífico

Centrarse en la migración inducida por el clima en lugar de la mitigación puede estar en desacuerdo con las demandas populares y puede hacer que la futura inhabitabilidad de algunas islas del Pacífico aparezca como una conclusión inevitable.

Once buques cargueros de carbón tenían que recoger su carga en Newcastle, Australia, el día 17 de octubre de 2014. Sólo un carguero logró hacerlo. Los otros diez tuvieron que dar la vuelta porque treinta isleños del Pacífico y cientos de australianos decidieron oponerse, navegando, bloqueando y ocupando el puerto utilizando kayaks y canoas tradicionales. La acción, organizada por la red de defensa climática “350 Pacific”, fue parte de la campaña de los Guerreros Climáticos del Pacífico, diseñada para establecer las conexiones entre las acciones de la industria de combustibles fósiles de Australia y los impactos del cambio climático antropogénico en muchas islas del Pacífico.

La gira de los Guerreros Climáticos del Pacífico unió a activistas de doce países insulares del Pacífico, recibió la atención de medios de comunicación internacionales y siguió al carbón australiano desde los pozos hasta la costa. También encaró a las oficinas de la empresa y los bancos que están facilitando la expansión del carbón de Australia, concluyendo con una exuberante ocupación de ocho horas de la sede mundial de ANZ, uno de los principales inversores de combustibles fósiles y el principal servicio bancario para muchos isleños del Pacífico[1].

¿Qué se puede aprender de la visión de dos valientes hombres de las islas de Tokelau que se enfrentan a la potencia de la industria del carbón de Australia en una canoa de madera hecha a mano?

En primer lugar, nos puede incitar a repensar la relación entre el cambio climático, el desplazamiento y los Estados insulares del Pacífico, y reconocer que aunque los países de atolones de baja altitud a veces son tratados como inevitables víctimas del cambio climático, perdidos ya por el aumento del nivel del mar, muchas comunidades de estos países no han abandonado la lucha. Indiscutiblemente, existe la sería amenaza de que las personas sean desplazadas interna o internacionalmente, y en el caso de las Islas Carteret este desplazamiento ya ha comenzado. Sin embargo, si nos centramos exclusivamente en la gestión de los desplazamientos en estos países, corremos el riesgo de hacer que la pérdida de esos hogares sea una profecía autocumplida. Los Guerreros Climáticos del Pacífico no detuvieron los buques con el fin de asegurar su futuro como refugiados climáticos. En cambio, hicieron un llamado a las grandes empresas y Estados contaminantes a asumir la responsabilidad de sus acciones destructoras del medio ambiente y tomar acciones de mitigación antes de que sea demasiado tarde.

En segundo lugar, la historia de que Islas del Pacífico están inevitablemente perdidas por el aumento de los mares, frecuentemente está vinculada a representaciones de las poblaciones afectadas como víctimas pasivas del cambio climático. Los Guerreros Climáticos del Pacífico rechazan activamente esta postura y ofrecen una visión alternativa positiva de las comunidades amenazadas por el clima: “No nos estamos ahogando, estamos luchando”. Su campaña articula una historia culturalmente anclada en la fuerza, voluntad y valentía frente al potencial desplazamiento.

En tercer lugar, las acciones de los Guerreros Climáticos del Pacífico nos animan a pensar en qué voces estamos escuchando con relación a las cuestiones del potencial desplazamiento inducido por el clima, y ​​dónde pueden escucharse esas voces. El crecimiento de 350 Pacific indica que las redes de defensa de las bases de la sociedad civil son una fuerza cada vez más importante que debe ser tenida en cuenta.

Si bien su campaña aún está comenzando, los Guerreros Climáticos del Pacífico presentan un mensaje popular de esperanza y voluntad, en contraste con los discursos sobre el inevitable desplazamiento de población inducido por el clima. Ellos nos recuerdan que no todo está perdido en Oceanía y que, con una acción eficaz y comprometida sobre el cambio climático, es posible que la migración forzada masiva en el Pacífico nunca suceda.

 

Hannah Fair hannah.fair@ucl.ac.uk es estudiante de doctorado en el Departamento de Geografía, University College London,. www.geog.ucl.ac.uk



[1] Para consultar más sobre los Guerreros Climáticos del Pacífico véase, en inglés, http://world.350.org/pacificwarriors

 

Renuncia de responsabilidad
Las opiniones vertidas en los artículos de RMF no reflejan necesariamente la opinión de los editores, del RSC o del IUDESP.
Derecho de copia
Cualquier material de RMF impreso o disponible en línea puede ser reproducido libremente, siempre y cuando se cite la fuente y la página web. Véase www.fmreview.org/es/derechos-de-autor para más detalles.

facebook logo Twitter logo RSS logo

Forced Migration Review
Refugee Studies Centre
Oxford Department of International Development
University of Oxford
3 Mansfield Road, Oxford OX1 3TB, UK
fmr@qeh.ox.ac.uk  +44 (0)1865 281700
skype: fmreview