Las distintas motivaciones y la compleja causalidad en el Mekong

Muchas comunidades afectadas por el cambio climático ya han utilizado la migración como medio para adaptarse y enfrentarse a los problemas con sus medios de subsistencia y la seguridad. Reforzar los mecanismos de protección actuales para todos los migrantes sería claramente ventajoso en el contexto del cambio climático.

En la región del Gran Mekong[1] la percepción que tiene la gente del empeoramiento medioambiental y su decisión de migrar están muy relacionados. Pero también es patente que hay otros factores que son igual de importantes o más a la hora de decidir si migrar o no; y que los factores económicos y medioambientales están intrínsecamente relacionados con esa decisión.

El pueblo de Ma Gyi Htaut está en la zona central de Myanmar y es un área seca: las condiciones son áridas todo el año y las precipitaciones, escasas. Los residentes de esta zona aseguran que la media de precipitaciones ha bajado y el clima se ha vuelto extremadamente más cálido. Los socios investigadores de ECODEV y de la Fundación para la Educación y el Desarrollo descubrieron que los cambios medioambientales les estaban afectando especialmente en relación al aumento de la deuda y al descenso de los ingresos, al aumento de la inseguridad a la hora de conseguir alimentos, de problemas sobre la salud y del descenso de la cantidad y la calidad de las cosechas.

Unos bajos ingresos significan que los residentes lo tendrán más difícil para poder ahorrar y que esos ahorros les sirvan para amortiguar los períodos de variabilidad climática, de escasez de agua y de cambio medioambiental. El actual éxodo ‒en su mayoría a localidades cercanas, aunque unos pocos menos migran más lejos– se está produciendo básicamente como consecuencia de la falta de empleos, de los cambios medioambientales y de los peligros para la salud. La mayoría de la personas citaron los cambios medioambientales entre las premisas básicas por las que decidirían migrar de su pueblo, y un número similar citó también la falta de trabajo, mientras que muchos otros mencionaron los bajos salarios.

Se observó una gran brecha entre los ricos y los pobres, lo que refleja lo complejo de las causas de la migración y el papel central de los factores económicos en la decisión de migrar. La situación de pobreza extendida limitaba las respuestas de la gente en relación al empeoramiento de las condiciones medioambientales y las personas más vulnerables de estas comunidades a menudo ni podían optar siquiera a la migración como estrategia de resolución de problemas.

La comunidad mencionó varias carencias que resultaban clave para poder lidiar con los cambios medioambientales y sus repercusiones. La mayoría de los encuestados mencionó lo necesario que era que existiera la posibilidad de trabajar en el pueblo en algo que no estuviera tan estrechamente relacionado con los recursos naturales ni con la agricultura. La gente también deseaba mejorar el acceso al crédito y que el Gobierno les asistiera de forma que pudieran sobrevivir en su lugar de origen. El acceso a la información también era un factor importante. Algunos encuestados manifestaron su deseo de recibir más información sobre la migración para poder enfrentarse a sus riesgos.

El Centro de Investigación y Asesoramiento para el Desarrollo, en calidad de socio investigador, descubrió que en el Delta del Mekong (Vietnam) los cambios medioambientales estaban afectando negativamente a la salud de los lugareños, en lo que respecta a la calidad del agua y del suelo. La mayoría de los encuestados manifestó que los cambios medioambientales estaban empeorando la calidad de vida, reduciendo los ingresos y los trabajos, haciendo que hubiera menos empleo, aumentando la deuda y provocando que el desarrollo económico fuera menor.

Una residente de 55 años de edad que trabajaba como jornalera manifestó lo siguiente:

 “Las formas de ganarse la vida de las personas que viven a lo largo del canal dependen en gran medida de la calidad y de la cantidad de las riadas pero, por desgracia, las inundaciones de los últimos años no han sido tan buenas como se esperaba, lo que ha provocado que haya poco cieno, que es necesario para tener una buena cosecha. Y el calor es tan terrible que nadie puede trabajar en el campo ni al final de la mañana ni al principio de la tarde. Tenemos que cambiar nuestras rutinas diarias, lo que significa que nos quedamos en casa durante el día y vamos a trabajar a los campos de arroz por la noche. Los turnos de trabajo son un lío y tenemos que adaptar nuestro biorritmo. En los últimos años, las condiciones meteorológicas son mucho más irregulares y desordenadas.

Las necesidades más apremiantes para que la comunidad pueda lidiar con los cambios medioambientales son, como manifestaron los residentes, el acceso a la información sobre cuestiones medioambientales para que puedan entender mejor los cambios que se esperan y así tomar decisiones mejor fundadas; y la disponibilidad de diferentes trabajos y de formación en la comunidad de origen.

La Oficina de Coordinación del Cambio Climático en la ciudad de Cantho está llevando a cabo estudios para investigar los límites bajo los cuales la gente ya no podría tolerar las condiciones locales y debería trasladarse a otra zona para garantizar su calidad de vida. Pretende utilizar este estudio como base para unos planes de desarrollo socioeconómico de la región de manera que la gente de Cantho no se vea obligada a trasladarse a otro lugar.

Es de vital importancia que las respuestas políticas a las comunidades afectadas por el cambio climático no asuman de forma automática que la migración permanente es una estrategia de adaptación válida o deseable. En la región del Gran Mekong, resultará crucial una auténtica cooperación sobre el cambio climático y la migración que sea mucho más sólida en las cuestiones transfronterizas.

 

Jessica Marsh jessicajmarsh@gmail.com fue coordinadora del Proyecto sobre Cambio Climático y Migración del MMN en 2012-13.

Este artículo está basado en un estudio realizado por la Mekong Migration Network (Red de Migración del Mekong o MMN, por sus siglas en inglés) y el Asian Migrant Centre (Centro Asiático del Migrante). El estudio de investigación original se encuentra disponible en: www.mekongmigration.org/CC-M%20Report%20Final.pdf.

 

[1] Camboya, la República Popular China (en concreto la provincia de Yunnan y la Región Autónoma Zhuang de Guangxi), la República Popular Democrática Lao, Myanmar, Tailandia y Vietnam. 

 

Renuncia de responsabilidad
Las opiniones vertidas en los artículos de RMF no reflejan necesariamente la opinión de los editores o del RSC.
Derecho de copia
Cualquier material de RMF impreso o disponible en línea puede ser reproducido libremente, siempre y cuando se cite la fuente y la página web. Véase www.fmreview.org/es/derechos-de-autor para más detalles.

facebook logo Twitter logo RSS logo

Forced Migration Review
Refugee Studies Centre
Oxford Department of International Development
University of Oxford
3 Mansfield Road, Oxford OX1 3TB, UK
fmr@qeh.ox.ac.uk  +44 (0)1865 281700
skype: fmreview