Inundaciones y migración en la República Checa

Los residentes suelen centrar sus estrategias en protegerse de las inundaciones o adaptarse a ellas. La migración a gran escala desde las planicies aluviales de los ríos no se plantea, ni siquiera en las zonas de alto riesgo.

La República Checa es una zona de especial interés en el contexto europeo debido a los diversos desastres provocados por inundaciones en los últimos tiempos, que han sido consideradas emergencias nacionales, incluidas las de 1997, 2002, 2006, 2010 y 2013. La variabilidad del clima y los cambios meteorológicos extremos no son las únicas causas de las inundaciones en Centroeuropa. Entre otros factores causales se incluyen la vivienda, las construcciones industriales, el transporte y otras infraestructuras, la ingeniería fluvial y la agricultura en zonas propensas a sufrir inundaciones que se encuentran cerca de los cauces de los ríos.

Nuestra investigación se centró en las familias que residían en 22 pequeños municipios que se encontraban principalmente en la cuenca del Río Bečva, situado en el noreste de la República Checa. Nuestros análisis se basaron en los datos de estas familias y mostraron que los efectos de las inundaciones habían sido más intensos y frecuentes durante las dos últimas décadas. A menudo se suele atribuir (de forma correcta o errónea) al cambio climático. Nos encontramos con distintas estrategias de resolución de problemas y de adaptación a nivel doméstico, tanto en el interior como en el exterior de los hogares (como terrazas de corte, la construcción de plantas bajas elevadas o de barreras contra el agua).

Cuando las inundaciones provocaban daños, las compañías aseguradoras no solían estar dispuestas a reembolsar más del 50-60% de las pérdidas y algunas viviendas no reunían los requisitos para recibir compensación alguna por parte de ellas, por lo que muchas de las personas afectadas disponían de limitadas oportunidades para el reasentamiento por la falta de medios económicos, aun cuando deseasen hacerlo. Y los grupos de personas que se trasladaban a otros lugares solían estar formados por la gente más activa y con más estudios, por lo que su partida (el abandono de sus viviendas) fue en detrimento del desarrollo de la comunidad.

Hay una casa en el punto en el que confluyen dos pequeños riachuelos. En los últimos años ‒casi cada primavera o cada verano‒ los riachuelos se desbordan e inundan la vivienda. La pareja que vive allí asegura que las inundaciones no eran tan frecuentes cuando se construyó la casa.

Nos gustaría mudarnos de nuestra casa”, dijo la mujer, “pero ésta no se puede vender y ninguna aseguradora nos la va a asegurar. Tenemos que quedarnos aquí. No podemos hacer otra cosa”.

Como la casa no se puede vender y los dueños están jubilados carecen de suficientes ingresos para repararla. No pueden conseguir un préstamo bancario para comprarse una casa en otro lugar y alquilar también sería complicado para ellos a nivel económico. La pareja no tiene más remedio que quedarse donde está y convivir con las inundaciones. Su hija vive con su familia en la colina más alta del pueblo así que los padres acuden allí para refugiarse de las inundaciones.

Otro ejemplo: en 1997 unos padres, su hija y su marido perdieron la casa por culpa de una riada cuando las mayores inundaciones de la República Checa la dañaron tanto que era imposible repararla. El Gobierno local les ofreció un alojamiento social en pequeñas viviendas durante cierto tiempo. En el plazo de tres años, gracias al dinero del seguro por una parte y a algunos ahorros y préstamos además de la ayuda de sus amigos, construyeron una nueva casa en una colina con menos peligro de inundación. Éste sería un buen ejemplo de cooperación entre el Ayuntamiento y los ciudadanos autóctonos, en el que todas las partes acabaron satisfechas. El pueblo no se quedó sin sus habitantes (y por tanto tampoco sin sus impuestos y las subvenciones del Estado) y la familia no tuvo que abandonar a sus amigos o su pueblo y siguió formando parte de la comunidad.

Debido principalmente a que la gente suele ser reacia a desplazarse por los costes y por no perder la vivienda, las familias tienden a reparar los daños en vez de implementar costosas medidas de adaptación. Existe una amplia variedad de respuestas a la migración, desde los que salen beneficiados al trasladarse y ven las inundaciones como un aliciente para hacerlo, hasta los que desearían mudarse a otro lugar pero no pueden. Además, en la República Checa no hay medidas de apoyo políticas (subvenciones o exenciones tributarias) que respalden a estas familias. En el futuro, veremos cómo cada vez son más necesarias unas soluciones adaptativas más globales e integradas y comunicarse y consultar a los afectados.

 

Robert Stojanov stojanov@centrum.cz es profesor adjunto del Departamento de Geografía Social y Desarrollo Regional, Facultad de Ciencias, Universidad Carolina de Praga www.natur.cuni.cz/geography Ilan Kelman ilan_kelman@hotmail.com es profesor adjunto en Riesgo, Resiliencia y Salud Global, en la University College London, en Londres www.ucl.ac.uk e investigador adjunto sénior en el Instituto Noruego de Asuntos Internacionales. www.nupi.no Barbora Duží es investigadora en el Instituto de Geónica de la Academia Checa de las Ciencias. www.geonika.cz

Queremos reconocer también las contribuciones deDavid Procházka de la Universidad de Mendel en Brno y de Tomáš Daněk de la Universidad de Palacký, en Olomouc.

 

 

Renuncia de responsabilidad
Las opiniones vertidas en los artículos de RMF no reflejan necesariamente la opinión de los editores, del RSC o del IUDESP.
Derecho de copia
Cualquier material de RMF impreso o disponible en línea puede ser reproducido libremente, siempre y cuando se cite la fuente y la página web. Véase www.fmreview.org/es/derechos-de-autor para más detalles.

facebook logo Twitter logo RSS logo

Forced Migration Review
Refugee Studies Centre
Oxford Department of International Development
University of Oxford
3 Mansfield Road, Oxford OX1 3TB, UK
fmr@qeh.ox.ac.uk  +44 (0)1865 281700
skype: fmreview