Crear soluciones respetuosas

Las tribus de la costa de Alaska y de Luisiana, en Estados Unidos, se encuentran entre las comunidades bajo riesgo inminente de sufrir desplazamientos debido a las consecuencias del cambio climático.

Las tribus de la costa de Alaska y de Luisiana, en Estados Unidos, se encuentran entre las comunidades bajo riesgo inminente de sufrir desplazamientos debido a las consecuencias del cambio climático como son el aumento del nivel del mar y el deshielo del permafrost, además de otros cambios medioambientales inducidos por el ser humano a raíz de procesos sociales e históricos y de un desarrollo insostenible.

La gente de Kivalina, en Alaska, empezó a notar en la década de los noventa cómo cambiaban gradualmente las condiciones medioambientales y los patrones meteorológicos haciendo que cambiara la migración de la fauna, que descendiera el nivel del hielo en el mar y que las temperaturas se volvieran más cálidas. La gente se adaptó y empezó a prestar especial atención a estos fenómenos para no perderse las temporadas de caza. Esto hizo que en la comunidad se empezara a debatir sobre el calentamiento global. Pero pese a que están esforzándose proactivamente por reubicarse, no han conseguido cerrar ninguna financiación que les permita ir más allá de la fase de planificación y diseño del proyecto.

El Consejo Tradicional de Newtok, otro pueblo de Alaska, lleva desde la década de los setenta monitorizando la invasiva erosión de sus tierras y buscando medios para paliarla. A raíz de ello han concluido que el pueblo debe reubicarse porque no han encontrado ninguna medida atenuante que sea permanente y de un coste accesible que les permita quedarse. Aunque la reubicación ha empezado, el Consejo Tribal se enfrenta a dificultades originadas por la falta de mecanismos políticos y a problemas de financiación; la implementación total del plan de reubicación sigue siendo incierta.

Las tribus del sureste de Luisiana están experimentando algo similar. Por ejemplo, la de la Isle de Jean Charles vive en una isla que se está hundiendo y donde el relativo aumento del nivel del mar hace que aumenten los efectos de las tormentas y los huracanes, además de sufrir cambios medioambientales extremos a raíz de prácticas extractivas insostenibles. Al no quedarles opciones de adaptación in situ y entender que han de ser proactivos si quieren conservar su soberanía cultural y mantener unida a una comunidad que se está dispersando, el Consejo Tribal empezó a trabajar en la reubicación. Tienen preparado un plan para crear una comunidad sostenible basada en la energía renovable en lo que sería un modelo de reubicación dirigida por la comunidad, pero al igual que Kivalina, no disponen de fondos ni cuentan con el apoyo del Gobierno para llevarlo a cabo.

Aunque diversas comunidades como las de Kivalina, Newtok e Isle de Jean Charles llevan una generación o más trabajando hacia la reubicación, sus esfuerzos se han visto obstaculizados a cada paso debido principalmente a la falta de estructuras institucionales o de gobernanza que les asistan en ese proceso. Para poder seguir avanzando los líderes tribales se han reunido ‒con muy pocos medios‒ con representantes del Gobierno local, estatal y federal, han hablado en foros y han tenido encuentros de alto nivel, y han concedido entrevistas a medios de comunicación de todo el mundo.

A medida que se vayan estableciendo colaboraciones[1] y que se implementen los procesos para apoyar a las comunidades en su empresa de reubicarse, resultará imperativo que sean los líderes tribales y de las comunidades, que llevan una generación o más trabajando en ello, quienes guíen el camino para garantizar que los derechos de las comunidades y su hegemonía cultural permanezcan intactos. La incorporación de diversos sistemas de conocimiento y modos de saber, incluidos los procesos tradicionales de toma de decisiones, deben estar en el centro de todo el proceso de reubicación. Hay que hacerlo de forma justa y respetuosa para no convertir la producción conjunta de la planificación y la implementación en una cooptación.

 

Colleen Swan swancolleen@gmail.com es coordinadora de proyecto del Ayuntamiento de Kivalina; el Jefe Albert P. Naquin whitebuffaloa@netscape.net es jefe de la tribu de Isle de Jean Charles y lidera el Consejo Tribal de Isle de Jean Charles; Stanley Tom stanley_tom2003@yahoo.com es administrador tribal del Consejo Tradicional de Newtok.

Los autores desean mostrar su más sincero reconocimiento a Julie Maldonado, Robin Bronen y Kristina Peterson por su ayuda a la hora de redactar este artículo.



[1] Por ejemplo, el colectivo Rising Voices Workshop, formado por una comunidad de líderes indígenas, expertos indígenas y no indígenas en medio ambiente así como estudiantes y científicos profesionales de todo Estados Unidos www.mmm.ucar.edu/rising-voices-home

 

Renuncia de responsabilidad
Las opiniones vertidas en los artículos de RMF no reflejan necesariamente la opinión de los editores o del RSC.
Derecho de copia
Cualquier material de RMF impreso o disponible en línea puede ser reproducido libremente, siempre y cuando se cite la fuente y la página web. Véase www.fmreview.org/es/derechos-de-autor para más detalles.

facebook logo Twitter logo RSS logo

Forced Migration Review
Refugee Studies Centre
Oxford Department of International Development
University of Oxford
3 Mansfield Road, Oxford OX1 3TB, UK
fmr@qeh.ox.ac.uk  +44 (0)1865 281700
skype: fmreview