Contactar y comunicarse tras el tifón Haiyan

Durante el tercer mes de intervención tras el tifón Haiyan, una de las prioridades de la comunidad internacional fue restablecer el acceso a Internet para que fuera más fácil compartir información y proporcionar asistencia. 

“Los principales retos a los que nos enfrentamos en este tipo de situaciones, especialmente en el caso de los tifones y la marejada gigante que se sufrieron aquí, son los daños sufridos en las infraestructuras”, declara Neil Murphy-Dewar, jefe de equipo del Cluster de Telecomunicaciones de Emergencias de Tacloban (ETC, por sus siglas en inglés). “En Tacloban las infraestructuras eléctricas quedaron totalmente destruidas, las redes de telefonía móvil cayeron, y las de telefonía fija y los servicios proveedores de Internet sufrieron todos graves daños”.

El Cluster de Telecomunicaciones de Emergencias es una red global de organizaciones que trabajan juntas para proporcionar tecnologías de la información y telecomunicaciones a la comunidad humanitaria. Mediante una sociedad preexistente, la plataforma de telecomunicaciones de la Dirección General de Cooperación para el Desarrollo de Luxemburgo[1] “emergency.lu” fue desplegada junto con tecnologías aportadas por Ericsson Response y el Programa Mundial de Alimentos para ayudar al Cluster de Telecomunicaciones de Emergencias a ofrecer en cuestión de días los medios de comunicación básicos a la comunidad de ayuda.

Según la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA) se vieron afectadas en Filipinas 14,1 millones de personas de la región de Visayas por el tifón Haiyan. Más de un millón de casas fueron destruidas, se registraron 6.109 defunciones y 4,1 millones de personas acabaron desplazadas. Debido a la magnitud de la devastación, todos los grupos de respuesta humanitaria se activaron.

La ciudad de Guiuan, en la provincia oriental de Samar, fue el primer punto de impacto del tifón Haiyan en Filipinas. Incluso antes del desastre, la conexión a Internet era muy limitada. Después de algunos problemas técnicos iniciales debido al alto grado de humedad y a la dificultad para detectar una ubicación apta entre los escombros esparcidos, el Cluster de Telecomunicaciones de Emergencias pudo establecer servicios de conexión a Internet por Wi-Fi para la comunidad humanitaria gracias al kit de despliegue regular de emergency.lu. El Cluster de Agua, Saneamiento e Higiene (WASH) distribuyó mantas, kits de higiene, purificadores de agua, y enseñó a los habitantes de Guiuan buenos hábitos de higiene mientras trabajaba con el Gobierno local para reforzar sus competencias a largo plazo. “Al principio, comunicarse era muy difícil” –nos cuenta Prem Chand, coordinador del Cluster de Agua, Saneamiento e Higiene de UNICEF– “Los teléfonos no servían para nada así que nos reuníamos a diario, pero cuando el Cluster de Telecomunicaciones de Emergencias empezó a proporcionarnos Internet, francamente, fue el único modo que tuvimos de comunicarnos con el mundo exterior”.

En la ciudad de Tacloban, la más castigada por el tifón, la prioridad era proporcionar conexión al Ayuntamiento y al estadio, centro de evacuación y de coordinación de la ayuda. Un segundo kit de despliegue rápido de emergency.lu se instaló en la ciudad de Ormoc, en el tejado del Ayuntamiento, para proporcionar Internet gratis y servicios de voz a la comunidad humanitaria que se encontraba allí, montando un pequeño cibercafé en el consistorio municipal.

“Hoy en día resulta esencial poder estar en Internet y compartir información con la sede” –dice Jesper Lund, jefe de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios en Leyte y Samar– “Todo lo que hacemos aquí se sube inmediatamente a Internet para que esté disponible para el resto de la comunidad. Ya no podemos imaginar una situación en la que no tengamos acceso a Internet”.

 

Mariko Hall mariko.hall@wfp.org y Adam Ashcroft adam.ashcroft@wfp.org forman parte de la filial de Planes de emergencia de Tecnologías de la Información y Respuesta del PMA; emergency.lu es una alianza público-privada (fundada y financiada por el Gobierno de Luxemburgo) que está operativa desde enero de 2012. www.emergency.lu

 

“Aquí First Response Radio en la 98.7 FM retransmitiendo en directo desde la ciudad de Tacloban”

La emisión de las 15 emisoras de radio de Tacloban se cortó cuando el tifón Haiyan devastó esta ciudad filipina de 220.000 habitantes. Gracias a la intervención de una serie de voluntarios, en las 72 horas siguientes se consiguió poner en el aire una emisora de emergencia: el único medio de comunicación local donde los supervivientes podían obtener información fiable.

Lanzada el 14 de noviembre de 2013, First Response Radio (FRR) emitía programas diarios que podían escucharse hasta a 10 km de Tacloban. La programación del primer día se centró en poner al tanto a los oyentes acerca de los lugares en los que podían buscar ayuda, dónde estaban situados los centros de evacuación y los puntos de agua potable, y qué autoridades estaban organizando la ayuda. FRR distribuyó al principio aparatos de radio que funcionaban con energía solar y eólica en los centros de evacuación y las oficinas gubernamentales locales, donde se amplificaba el sonido mediante altavoces para llegar a una mayor audiencia, y más tarde se distribuyeron más aparatos de radio entre las zonas afectadas.

Justo después del tifón los supervivientes necesitaban urgentemente información sobre los servicios disponibles y la ayuda, y orientación para hallar medios con los que poder comunicarse con los demás. La escasez de información en las situaciones de emergencia contribuye a “[crear] confusión e inseguridad”, señala la Guía sobre Salud Mental y Apoyo Psicosocial en Emergencias Humanitarias y Catástrofes del Comité Permanente Interagencial[i]. “El que la gente no disponga de información o esté mal informada puede afectar a sus niveles de ansiedad y de estrés”, declaró Kista Senden, una asesora psicosocial que imparte terapia a personas desplazadas en situaciones de emergencia. La información resulta de vital importancia para poder lidiar con un desastre  y permitir que la gente recupere la sensación de que controla su propia vida, un factor que resulta clave para entender situaciones caóticas y para poder asimilar el desplazamiento y la pérdida.

El sistema humanitario internacional se ha comprometido específicamente a mejorar la rendición de cuentas a las poblaciones afectadas, en especial desde el terremoto de Haití, a través de una mayor transparencia, una información adecuada y una comunicación bilateral, y facilitando procesos para plantear quejas o para obtener una retroalimentación. Esta es una de las cinco áreas prioritarias en las que se centra el Comité Permanente Interagencial a nivel global.

Información extraída de IRIN News.

www.irinnews.org/report/99132/life-saving-radio-begins-broadcasting-in-typhoon-hit-tacloban http://tinyurl.com/IRIN-99132 and ‘Response to Typhoon Haiyan (Yolanda) 17 December 2013’ (Respuesta ante el Tifón Haiyan (Yolanda), 17 de diciembre de 2013), Grupo de trabajo de comunicación con las comunidades. https://philippines.humanitarianresponse.info

 

 


 

 

Renuncia de responsabilidad
Las opiniones vertidas en los artículos de RMF no reflejan necesariamente la opinión de los editores o del RSC.
Derecho de copia
Cualquier material de RMF impreso o disponible en línea puede ser reproducido libremente, siempre y cuando se cite la fuente y la página web. Véase www.fmreview.org/es/derechos-de-autor para más detalles.

facebook logo Twitter logo RSS logo

Forced Migration Review
Refugee Studies Centre
Oxford Department of International Development
University of Oxford
3 Mansfield Road, Oxford OX1 3TB, UK
fmr@qeh.ox.ac.uk  +44 (0)1865 281700
skype: fmreview