Guiados por los principios humanitarios

El trabajo de Cáritas Luxemburgo con los refugiados, desplazados internos y migrantes en Colombia, Líbano y Luxemburgo ofrece algunos ejemplos de cómo una organización confesional se puede ver favorecida o desfavorecida por su carácter religioso y de cómo debe adherirse a los estándares humanitarios.

Cáritas Luxemburgo es miembro de la red internacional Caritas Internationalis y se inspira en la Doctrina Social Católica. La organización se considera no discriminatoria, comprometida con los principios internacionales humanitarios y respetuosa de culturas y tradiciones. La colaboración entre Cáritas Luxemburgo y su principal donante, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Europeas de Luxemburgo, se basa en el entendimiento de que Cáritas Luxemburgo y sus organizaciones socias en todo el mundo son organizaciones profesionales, sin ánimo de lucro, que respetan los estándares y las normas humanitarias y no usan recursos humanos o financieros para proselitismo de ningún tipo. Los socios de Cáritas Luxemburgo se comprometen por contrato a respetar los principios y estándares humanitarios, y Cáritas Luxemburgo dedica esfuerzos considerables para controlar el desempeño de sus socios en los distintos ámbitos.

Cáritas Luxemburgo trabaja en Líbano y Colombia con y por medio de los grupos Cáritas nacionales y otros socios locales, lo que le permite arraigarse en el contexto local. Su socio Cáritas Líbano brindó asistencia a miles de personas durante la guerra civil, sin importar su religión y, actualmente, su apoyo a los refugiados sirios confirma la posición desinteresada de la organización. En Colombia, su organización socia SNPS ha trabajado activamente en la solidaridad, la consolidación de la paz y la defensa de los derechos desde 1956, asistiendo a las personas desplazadas internamente debido al conflicto armado; localmente, la SNPS es considerada una organización políticamente neutral, que trabaja para defender los derechos de los más vulnerables y por la rendición de cuentas gubernamental.

El hecho que Cáritas esté vinculada a una religión en ocasiones puede jugar a su favor. En Líbano, los migrantes que trabajan como empleados domésticos raras veces tienen el permiso de alejarse de su lugar de trabajo. Sin embargo, en un país que es profundamente religioso, los empleadores a menudo están dispuestos a hacer excepciones para que sus empleados puedan practicar su religión. De tal forma, muchos trabajadores domésticos que son víctimas de abusos logran tener acceso a Cáritas a través de los servicios pastorales, un mecanismo al cual no pueden recurrir con la misma facilidad las organizaciones de trasfondo no confesional.

En Colombia, la Conferencia Episcopal de Colombia se ha involucrado en la negociación y mediación de procesos de paz con diferentes papeles, de observador a mediador, siempre enfatizando la importancia del diálogo y la reconciliación y buscando solucionar las desigualdades socioeconómicas inherentes al conflicto. La Iglesia también ha logrado construir cierto nivel de confianza con las distintas partes del conflicto armado, y esta posición privilegiada ha sido usada en varias ocasiones para facilitar el diálogo entre las partes, tener acceso a las víctimas y prevenir nueva violencia.

La profesionalidad ante todo

Para solucionar los aspectos potencialmente negativos de las raíces católicas de Cáritas, la organización ha hecho un tremendo esfuerzo durante años para demostrar su profesionalidad ante todo, poniendo en práctica la declaración de su misión, que dice “nuestra ayuda llega a todas las personas en el mundo, sin importar su religión, sexo, nacimiento, opiniones, lealtad, edad, idioma u otra condición”. En Líbano, los hechos demuestran que gracias a su profesionalidad y a la inclusión tanto de musulmanes como de cristianos entre su personal y voluntarios, la gente suele asociar el nombre de Cáritas con la asistencia más que con la religión.

Cáritas Luxemburgo asiste a cientos de migrantes, solicitantes de asilo y refugiados en el mismo Luxemburgo, algunos de los cuales buscan específicamente el apoyo de Cáritas Luxemburgo en cuanto organización católica. La gente que llega tiene diversas extracciones religiosas y por lo tanto una gran variedad de expectativas y experiencias con organizaciones religiosas que pueden influenciar su percepción sobre Cáritas. El personal es consciente de que algunos migrantes podrían evitar acercarse a solicitar la asistencia de Cáritas debido a un infundado temor de que la selección de los beneficiarios podría estar basada en criterios confesionales. Teniendo en cuenta estas dificultades y prejuicios, el personal de Cáritas Luxemburgo tranquiliza a los migrantes explicándoles que bajo ninguna circunstancia serán seleccionados o rechazados debido a su religión. La información sobre los servicios de Cáritas Luxemburgo no solamente es distribuida a través de redes específicamente relacionadas con la religión, sino también por medio de redes de comunicación profesionales, organizaciones socias y servicios gubernamentales y de policía. El albergue temporal para los solicitantes de asilo en Luxemburgo gestionado por Cáritas ha sido explícitamente diseñado como un espacio multicultural, donde el proselitismo no es aceptado.

La espiritualidad y las creencias religiosas proporcionan la inspiración fundamental, el punto de referencia y la motivación de las organizaciones donfesionales, que tienen muchas ventajas comparativas a la hora de trabajar con los migrantes, sin embargo, las mismas deben practicar una política de tolerancia cero con respecto al proselitismo y la discriminación, y en ningún momento deben comprometer los principios humanitarios.

 

Andreas Vogt Andreas.VOGT@caritas.lu es Director de Cooperación Internacional y Sophie Colsell Sophie.COLSELL@caritas.lu es Asistente de Proyecto de Cooperación Internacional, ambos con Cáritas Luxemburgo.

Renuncia de responsabilidad
Las opiniones vertidas en los artículos de RMF no reflejan necesariamente la opinión de los editores o del RSC.
Derecho de copia
Cualquier material de RMF impreso o disponible en línea puede ser reproducido libremente, siempre y cuando se cite la fuente y la página web. Véase www.fmreview.org/es/derechos-de-autor para más detalles.

facebook logo Twitter logo RSS logo

Forced Migration Review
Refugee Studies Centre
Oxford Department of International Development
University of Oxford
3 Mansfield Road, Oxford OX1 3TB, UK
fmr@qeh.ox.ac.uk  +44 (0)1865 281700
skype: fmreview