¿Qué tiene que ver la fe?

El uso de etiquetas confesionales exige ser aún más claro para no perder coherencia ni dar lugar a implicaciones políticas adversas de forma que se deje fuera a actores motivados por la religión en la tan necesitada asistencia a las comunidades desplazadas, en especial, a las que se encuentran ahora en Siria.   

La emergencia de las “zonas liberadas” en el conflicto sirio ha puesto muy de relieve la importancia de la fe en la actividad humanitaria, ya que las organizaciones confesionales están aportando claramente la mayoría del apoyo y la asistencia a los desplazados sirios que se encuentran allí. La actividad humanitaria ofrece un terreno para la pugna entre el Estado y los actores no estatales por el cuidado y el control no sólo de los cuerpos sino también de las almas. Las organizaciones basadas en la fe se preocupan no sólo de tratar las necesidades físicas y biológicas de las poblaciones desplazadas sino también de promover un cambio en la manera de comprometerse mejor con el mundo, ofreciendo respuestas a las preguntas existenciales de las personas en las zonas de conflicto. Esto deja la puerta entreabierta a que se produzcan acusaciones de proselitismo. La manera en que se gestione esta tensión afectará a la imagen de los actores religiosos en el campo humanitario.

Muchos actores humanitarios se oponen al uso de la etiqueta “confesional”, porque confiere un matiz de sectarismo. La Asociación de Médicos Sirios Expatriados (SEMA, por sus siglas en inglés) ilustra la ambigüedad de la etiqueta “confesional”. SEMA se centra en la provisión de servicios médicos, en el suministro de medicamentos, de equipos y de voluntarios a hospitales y clínicas de Siria. Los doctores de SEMA (todos varones) son claramente –a juzgar por su vestimenta y su discurso– musulmanes devotos. Uno de sus miembros declaró lo siguiente: “Podemos considerar que el islam es un marco alternativo, en el que tienes intereses humanitarios y éticos. [...] El nombre de SEMA no es religioso [...] y se centra solo en la prestación de servicios médicos. No existe ninguna contradicción entre el trabajo que hacemos y nuestro punto de vista o motivación islámica. No puedes separar ambas cosas. Ser islámico significa ser humanitario y ético”. Para ellos, sólo se les podría considerar una organización confesional si propagaran de forma explícita sus creencias y tal vez si las impusieran a los demás, algo que el personal de SEMA no hace.

El hecho de que sirvan a la humanidad mientras llevan atuendos religiosos visibles crea ciertas expectativas a las personas desplazadas con las que los actores humanitarios se comprometen, marcando a veces su trabajo inspirado en la religión como cualitativamente diferente del de otras ONG y agencias. No todas las organizaciones rechazan la etiqueta “confesional”. Hayyet al-Sham al-Islami (La Asociación Islámica Levantina) afirma que la labor de dawah (difusión del islam) constituye un aspecto importante de su trabajo, además de la ayuda y el desarrollo. Esto les separa del resto de iniciativas islámicas. El director de la organización se refirió a ello como ser “proactivo [...] y no estar supeditado a otros servicios proporcionados”. Se entiende que la dawah ayuda a restaurar la capacidad de recuperación de las personas desplazadas y a educarlas “contra el extremismo y la ignorancia [...] para restablecer un sentimiento de dignidad de modo conmensurado con los valores de las poblaciones desplazadas”.[1]

Una malinterpretación del modo en que se moviliza la religión en el trabajo humanitario ha provocado reticencias por parte de las agencias donantes y de las ONG internacionales a la hora de colaborar con actores humanitarios motivados por la religión. El uso de etiquetas confesionales exige ser aún más claro para no perder coherencia ni dar lugar a implicaciones políticas adversas de forma que se deje fuera a actores motivados por la religión en la tan necesitada asistencia a las comunidades desplazadas, en especial, a las que se encuentran ahora en Siria.

 

Tahir Zaman tz3@soas.ac.uk es ayudante de Cátredra sénior en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos www.soas.ac.uk e investigador adjunto invitado en el Centre for Research on Migration, Refugees and Belonging (Centro para la investigación sobre migración, refugiados y pertenencia), Universidad de East London. www.uel.ac.uk/cmrb/

 


[1] Entrevista del autor con el Dr. Men Kousa, Gaziantep, Turquía. 30 de octubre de 2013.

 

Renuncia de responsabilidad
Las opiniones vertidas en los artículos de RMF no reflejan necesariamente la opinión de los editores, del RSC o del IUDESP.
Derecho de copia
Cualquier material de RMF impreso o disponible en línea puede ser reproducido libremente, siempre y cuando se cite la fuente y la página web. Véase www.fmreview.org/es/derechos-de-autor para más detalles.

facebook logo Twitter logo RSS logo

Forced Migration Review
Refugee Studies Centre
Oxford Department of International Development
University of Oxford
3 Mansfield Road, Oxford OX1 3TB, UK
fmr@qeh.ox.ac.uk  +44 (0)1865 281700
skype: fmreview