Los detonantes del desplazamiento: explosivos en zonas pobladas

El papel de las armas explosivas en la generación de desplazamientos en áreas urbanas es una cuestión que ha aumentado su presencia recientemente en la agenda internacional.

Los desplazamientos forzados tienen muchos factores detonantes pero uno que cada vez resulta más preocupante es el uso de explosivos en zonas muy pobladas. Ya sea como en Gaza durante la Operación Plomo Fundido, que se llevó a cabo de diciembre de 2008 a enero de 2009, durante las durísimas etapas finales del conflicto de Sri Lanka, o en Aleppo y Homs en la actual Siria, el uso de explosivos en zonas con alta densidad de población promueve los desplazamientos forzados de cientos de miles de personas.

Los explosivos varían considerablemente e incluyen obuses de artillería, cabezas de combate y conos de carga, morteros, bombas aéreas, granadas y dispositivos explosivos improvisados. Pero su característica común es que se lanzan de forma indiscriminada sin tener en cuenta el alcance de su explosión y su efecto de fragmentación, lo que hace que su uso en zonas concurridas resulte muy problemático. Los datos recopilados en diversos conflictos, entre ellos los de Afganistán, Irak, Somalia y Yemen, revelan el importante y continuo sufrimiento de los civiles tanto a nivel físico como psicológico, causado por los efectos de la explosión y la fragmentación de estas armas en las zonas pobladas. Un estudio llevado a cabo este año por la asociación contra la violencia armada Action on Armed Violence (AOAV) halló que el 87% de los muertos y heridos civiles se producen en zonas concurridas como mercados, escuelas, lugares de oración y casas particulares[1].

Aunque es difícil atribuirlo directamente a los explosivos, resulta obvio que su uso influye en el desplazamiento de los civiles. Para empezar, la gente se ve obligada a abandonar las zonas que están siendo atacadas. En los casos en que la lucha cesa o se traslada a otras zonas, la gente suele verse incapaz de regresar debido a la destrucción generalizada y a los daños causados a sus hogares, medios de vida e infraestructuras básicas como el acceso al agua y a los sistemas de saneamiento. Hasta que sus restos son eliminados, la artillería sin detonar constituye una amenaza continua para los civiles, incluidos los refugiados retornados y las personas desplazadas internas.

La necesidad de solucionar este problema ha dado lugar a un reciente programa internacional entre el CICR[2], el Secretario General de las Naciones Unidas[3], la Coordinadora de Ayuda de Emergencia de las Naciones Unidas Valerie Amos, el Consejo de Seguridad y la Asamblea General, quienes han señalado o se han pronunciado en contra del impacto derivado del uso de armamento pesado en los centros de población.

Los civiles también se ha movilizado en torno a esta cuestión. En marzo de 2011 se estableció una coalición entre diversas ONG y la Red Internacional de Armas Explosivas (INEW por sus siglas en Inglés)[4], que hizo un llamamiento a los Estados y a otros actores para que se esforzaran en evitar el daño causado por las armas explosivas en las zonas pobladas, en recopilar datos relevantes y en ponerlos a disposición de todos para ser conscientes de los derechos de las víctimas, y desarrollar unas normas internacionales sólidas. La recopilación y el análisis de datos resultan esenciales para profundizar y comprender el impacto humanitario de estas armas y para documentar las políticas y las prácticas. Sería importante disponer de un análisis más detallado del impacto de las armas explosivas como causa y motivo de la prolongación del desplazamiento.

 

Simon Bagshaw (bagshaw@un.org) es asesor principal sobre políticas de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas, Ginebra. www.unocha.org Las opiniones vertidas en el presente artículo son personales y no necesariamente reflejan el punto de vista de las Naciones Unidas.



[1] Action on Armed Violence, Monitoring Explosive Violence: The EVMP Dataset 2011 (2012) [Control de la violencia mediante explosivos: conjunto de datos del EVMP (Explosive Violence Monitoring Project) 2011] www.aoav.org.uk/changing-policy/the-impact-of-explosive-weapons-2/explosive-violence-monitoring-project-2

http://tinyurl.com/aoav-evmp2011

[2]CICR, El derecho internacional humanitario y los desafíos de los conflictos armados actuales - Informe preparado para la 31ª Conferencia Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (Octubre de 2011) 42. http://www.icrc.org/eng/assets/files/red-cross-crescent-movement/31st-international-conference/31-int-conference-ihl-challenges-report-11-5-1-2-en.pdf

 http://tinyurl.com/icrc-31st-int-conf-ihl

[3]Véase el Informe del Secretario General sobre la protección de los civiles en los conflictos armados, S/2009/277 (29 de mayo de 2009), S/2010/579 (11 de noviembre de 2010) y S/2012/376 (22 de mayo de 2012).

 

 

Renuncia de responsabilidad
Las opiniones vertidas en los artículos de RMF no reflejan necesariamente la opinión de los editores o del RSC.
Derecho de copia
Cualquier material de RMF impreso o disponible en línea puede ser reproducido libremente, siempre y cuando se cite la fuente y la página web. Véase www.fmreview.org/es/derechos-de-autor para más detalles.

facebook logo Twitter logo RSS logo

Forced Migration Review
Refugee Studies Centre
Oxford Department of International Development
University of Oxford
3 Mansfield Road, Oxford OX1 3TB, UK
fmr@qeh.ox.ac.uk  +44 (0)1865 281700
skype: fmreview