El papel de la comunidad en los viajes de los refugiados a Europa

Para los eritreos y sirios que vienen a Europa, las redes de la comunidad fomentan la decisión inicial de partir y proporcionan elementos de apoyo en el camino.

Durante mucho tiempo hemos sabido que las conexiones y las redes sociales de las personas a menudo facilitan de alguna manera sus migraciones: a través de la financiación de los costes por adelantado o con el recibimiento de la gente a su llegada, por ejemplo. Pero estas mismas redes también desempeñan un papel a la hora de promover la migración como una opción viable en primer lugar. En un estudio para el Overseas Development Institute (Instituto de Desarrollo de Ultramar),[1] entrevistamos a 52 personas de tres países (Eritrea, Senegal y Siria) que recientemente habían logrado llegar a tres países europeos: Alemania, España y el Reino Unido. Para muchas personas, a menudo fue el asesoramiento y las acciones de personas que conocían lo que las ayudó a decidirse a partir. Gran parte del tiempo, estas influencias aparecieron a través de contactos personales que ya habían hecho el viaje. Casi todos los sirios que entrevistamos, por ejemplo, conocían personalmente a alguien que ya había hecho el viaje a través de los Balcanes. Esta realidad, junto con el intercambio de vías específicas de estas personas a través de comunidades sociales en línea, es parte de lo que normaliza la idea de cruzar fronteras.

La cobertura mediática de la "crisis de refugiados" suele representar a los refugiados y los migrantes como víctimas pasivas sujetas a los caprichos de crueles traficantes de personas. Pero es incorrecto considerar que estas personas no tienen ningún control sobre su destino. Pese a la vulnerabilidad que subyace en los viajes de muchos refugiados y migrantes (que a su vez proviene de su condición de indocumentados, desesperación, miedo y falta de familiaridad con nuevos lugares y reglas), los refugiados negocian, reúnen fuerzas y luchan.

Parte de lo que ha definido la "crisis de refugiados" hasta ahora es el papel de la comunidad para facilitar las migraciones y proteger a personas vulnerables. Los ejemplos más visibles suelen manifestarse en forma de ciudadanos europeos que se involucran en la situación, pero los propios migrantes y refugiados proporcionan aspectos vitales de apoyo mutuo. Una breve historia del viaje de una mujer siria constituye un ejemplo único pero está lejos de ser atípico:

Después desde cruzar de Turquía, Fátima y sus dos hijos terminaron viajando de Grecia a Alemania con un grupo de cuatro hombres iraquíes que ella conoció en el barco de Turquía a Grecia. Cuando aparecieron amenazas, los hombres defendieron a Fátima, pagaron su parte de los gastos cuando se quedó sin dinero y llevaron a los niños cuando caminaron durante días. Cuando el grupo de compañeros de viaje llegó a Múnich, todos se trasladaron a diferentes ciudades donde tenían amigos. Fátima estaba varada en la estación de tren de Múnich, sin dinero. Una vez más, fue afortunada. Conoció a un alemán que le dijo que cerca había un supermercado dirigido por un iraquí que podría ayudarla. Fue al lugar y el hombre iraquí le compró los boletos de tren, les dio galletas a sus hijos y le dio 50 euros. Más tarde, partieron en un tren a Berlín.

Por lo tanto, lejos de ser el producto de un comportamiento puramente individualista y racionalista, vemos que la migración es más bien un ejemplo de acción colectiva. Como muestra el caso de Fátima, esta acción colectiva es facilitada por una identidad compartida que podría derivar de la participación conjunta en el viaje en sí, y en última instancia, de la pertenencia a una comunidad, sin importar lo imprecisa o temporal que esa sea. Vemos esto en relación con la financiación, la toma de decisiones y la facilitación en términos más generales. Lo mismo puede decirse de la manera en que los migrantes y los refugiados se esfuerzan para garantizar protección en el camino; estas acciones colectivas, lejos de ser ocurrencias singulares, se ven muchas veces.

Richard Mallettr.mallett@odi.org

@rich_mallett

Jessica Hagen-Zankerj.hagen-zanker@odi.org

Investigadores adjuntos en el Overseas Development Institute (Instituto de Desarrollo de Ultramar) www.odi.org



[1] Hagen-Zanker J y Mallett R (2016) Journeys to Europe: the role of policy in migrant decision-making [Viajes a Europa: el papel de la política en la toma de decisiones de los migrantes], Insights Report, OverseasDevelopmentInstitute (Instituto de Desarrollo de Ultramar) www.odi.org/publications/10317-journeys-europe-role-policy-migrant-decision-making

http://bit.ly/ODI-JourneystoEurope

 

Renuncia de responsabilidad
Las opiniones vertidas en los artículos de RMF no reflejan necesariamente la opinión de los editores o del RSC.
Derecho de copia
Cualquier material de RMF impreso o disponible en línea puede ser reproducido libremente, siempre y cuando se cite la fuente y la página web. Véase www.fmreview.org/es/derechos-de-autor para más detalles.

facebook logo Twitter logo RSS logo email.png

Forced Migration Review
Refugee Studies Centre
Oxford Department of International Development
University of Oxford
3 Mansfield Road, Oxford OX1 3TB, UK
fmr@qeh.ox.ac.uk  +44 (0)1865 281700
skype: fmreview