Un programa de reasentamiento de refugiados "exitoso": el caso de Nepal

Más de 100 000 refugiados de Bután han encontrado un hogar en terceros países. La otra cara de la historia de este programa de reasentamiento exitoso, sin embargo, es el hecho de que no ha podido afrontar el impacto que ha tenido en las poblaciones que permanecen en los campamentos de refugiados.

En la actualidad, los campamentos de refugiados en el este de Nepal están compuestos por la primera y la segunda generación de refugiados. A pesar de no ser parte de la Convención de 1951, Nepal ha acogido a refugiados de Bután durante más de dos décadas. En 2007, un grupo de ocho países (Australia, Canadá, Dinamarca, Nueva Zelanda, los Países Bajos, Noruega, el Reino Unido y Estados Unidos) acordaron asumir su parte de responsabilidad internacional con los refugiados butaneses y reubicarlos. Sin embargo, hay más de 10 000 refugiados restantes que no son elegibles para la reubicación o no están dispuestos a reasentarse en un tercer país; permanecen en los campamentos de refugiados y viven con las consecuencias de los programas de reasentamiento.

Dado que los refugiados de Bután y la comunidad de acogida de Nepal comparten afinidad cultural, lingüística y étnica, algunas personas optaron por casarse fuera de la comunidad de refugiados; el resultado se conoce comúnmente como un "matrimonio mixto". Según el procedimiento operativo estándar de reubicación vigente aplicable en Nepal, un hombre refugiado en un matrimonio mixto es elegible para reasentarse mientras que una mujer refugiada en la misma situación no lo es, a menos que se haya divorciado. Esta situación refleja la Ley de Ciudadanía de Nepal de 2006, que establece que una mujer extranjera casada con un hombre nepalí puede adquirir la ciudadanía, pero actualmente no existe ninguna disposición de ciudadanía para un hombre extranjero que se case con una mujer nepalí. [1]

Por otro lado, el hecho de ser mujer tiende a ofrecer mejores oportunidades de reubicación. Una de las categorías para la solicitud de reasentamiento[2] es "mujeres y niñas en situación de riesgo", lo que les da prioridad a las mujeres y las niñas que solicitan la reubicación por sobre los niños y hombres en situación de riesgo. Los casos de mujeres sobrevivientes de violencia sexual y de género y los casos de familias encabezadas por mujeres por lo generan se solicitan como prioridad alta, mientras que se suele subestimar a los hombres sobrevivientes en una sociedad patriarcal como Nepal. Lo mismo ocurre con los supervivientes de violencia doméstica, donde las mujeres refugiadas tienen más posibilidades de ser inscritas como " superviviente de violencia y tortura" que los hombres supervivientes de violencia doméstica.

Efectos sobre los refugiados que se quedan

Por lo general, son las personas mayores las que no están interesadas ​​en reasentarse en un tercer país y se quedan en los campamentos de refugiados, donde carecen de apoyo familiar e ingresos y se enfrentan a dificultades para llegar a los centros de servicio para obtener raciones de alimentos y servicios de salud. Cuando otros miembros de la familia se reubican, estas personas mayores quedan aisladas, lo que ha llevado a un aumento en los casos de depresión, suicidio y abuso de sustancias en los campamentos. ACNUR, la Agencia de la ONU para los refugiados, ha puesto en marcha proyectos de prevención del suicidio, con asesoramiento psicosocial y con la ayuda de la policía local para controlar el suministro y el consumo de sustancias nocivas, en especial el alcohol y las drogas nocivas fabricadas localmente.

El reasentamiento también ha ocasionado la rotación frecuente del personal docente de las escuelas en los campamentos, ya que la política indica que se debe reclutar a todos los maestros de la propia comunidad de refugiados. Cuando se reubica a un maestro, los estudiantes con frecuencia enfrentan largos intervalos antes de que un nuevo docente, tal vez con métodos de enseñanza diferentes, sea asignado, y tanto el maestro como los estudiantes necesitan tiempo para adaptarse. El proceso se repite cuando se reubica a otro maestro. Muchos estudiantes pierden interés en la educación y abandonan sus estudios mientras esperan ser reasentados[3]; además, muchos jóvenes dudan de que la educación del campamento los prepare de forma adecuada para el reasentamiento. Para contrarrestar la elevada tasa de abandono escolar, las escuelas en los campamentos tienen consejeros escolares para motivar a los niños. Los centros de acogida y los centros "para jóvenes" se han establecido para ayudar a que los estudiantes que abandonan la escuela se reincorporen y para evitar que se involucren en el juego, el suministro y el consumo de drogas, los robos o las peleas. Las actividades de los centros de acogida sin duda han cambiado a algunos jóvenes, pero no pueden producir un cambio significativo en la situación general del campamento.

El reasentamiento de los refugiados de Nepal sí genera un aumento en los ingresos de algunas familias en los campamentos. Las remesas de los familiares reubicados les permiten a algunas familias en los campamentos lograr un mejor nivel de vida, hacer que los niños vayan a una buena escuela, que los enfermos reciban una mejor atención de salud y que las familias tengan acceso a tecnologías modernas, como teléfonos móviles inteligentes y computadoras. Sin embargo, el mismo flujo de dinero también ha cambiado su estilo de vida; ya no van a trabajar, sino que dependen de las remesas. Por el contrario, hay muchas familias que no reciben ningún apoyo de sus parientes reasentados. Las familias encabezadas por personas mayores o por mujeres se vuelven más vulnerables después de la reubicación de sus familiares si no pueden trabajar o no tienen habilidades que les permitan obtener dinero. En esta situación se vuelven dependientes de la ayuda de las organizaciones.

Por último, los solicitantes de asilo procedentes de otras partes de India o Nepal han empezado a llegar al campamento de refugiados en cantidades significativas —a sabiendas de que el proceso de reasentamiento está abierto, que sus hijos pueden tener educación gratuita y que pueden obtener servicios gratuitos de atención primaria— y esto tiene consecuencias para los servicios y la seguridad en los campamentos.

Bipin Ghimire bipinghimire14@gmail.com

Becario doctoral, Universidad del Sur de Asia, Nueva Deli, India www.sau.int



[1] El supuesto de que una mujer nepalesa se case con un hombre extranjero está siendo considerado en la nueva Constitución pero aún no se ha finalizado y puesto en práctica.

[3] Marschilok C (2013) "Resettlement, Education and Anxiety" [Reubicación, educación y ansiedad], Universidad Duke, informe de Uprooted/Rerouted http://kenan.ethics.duke.edu/uprooted-rerouted/reports/nepal-marschilok.html

 

Renuncia de responsabilidad
Las opiniones vertidas en los artículos de RMF no reflejan necesariamente la opinión de los editores, del RSC o del IUDESP.
Derecho de copia
Cualquier material de RMF impreso o disponible en línea puede ser reproducido libremente, siempre y cuando se cite la fuente y la página web. Véase www.fmreview.org/es/derechos-de-autor para más detalles.

facebook logo Twitter logo RSS logo

Forced Migration Review
Refugee Studies Centre
Oxford Department of International Development
University of Oxford
3 Mansfield Road, Oxford OX1 3TB, UK
fmr@qeh.ox.ac.uk  +44 (0)1865 281700
skype: fmreview