La salud mental de los niños y adolescentes sirios refugiados

Los servicios de salud mental pueden ser fundamentales para restaurar el funcionamiento psicológico básico y para apoyar la  resiliencia y las estrategias de afrontamiento positivas para los niños, adolescentes y adultos.

Los hombres, las mujeres y los niños que huyen de Siria han sido objeto y/o testigos de torturas, secuestros y masacres de manera generalizada. Se han convertido en víctimas de violación y otras formas de violencia sexual. Sus hogares y sus barrios han sido destruidos. Han sido el blanco de bombas y francotiradores y han visto morir personas por estos medios. Han sufrido heridas físicas que les han producido discapacidades crónicas, y sus seres queridos han sido asesinados o han desaparecido.  

Una evaluación sobre la salud mental y las necesidades psicosociales de los sirios desplazados en Jordania reveló un persistente temor, ira, falta de interés en actividades, desesperanza y problemas con el funcionamiento básico. De las casi 8000 personas que participaron en la evaluación, el 15.1% reportó sentirse muy asustado y el 28.4% manifestó sentirse tan enojado que nada podía calmarlo; el 26.3% se sentía “tan desesperado que no quería continuar viviendo”; y el 18.8% se sentía “incapaz de llevar a cabo actividades esenciales de la vida diaria debido a sentimientos de temor, enojo, fatiga, desinterés, desesperanza o malestar[1]”.

Muchos adultos sirios informaron que el bienestar y el potencial futuro de sus hijos constituyen su mayor fuente de estrés; teniendo en cuenta esto, los servicios de salud mental dirigidos a los niños son una prioridad para la comunidad en su conjunto. Muchos adultos están constantemente preocupados por sus hijos y por el impacto de los horrores que han experimentado. Uno de ellos describió que sus hijas están “muy afectadas psicológicamente” por la guerra –ansiosas, asustadas y creen que ningún lugar es seguro[2]. En los grupos de asesoramiento se les pidió a los niños que dibujaran un “lugar seguro” de su pasado y a veces no podían recordar momentos que no fueran violentos y en cambio dibujaban los tanques y soldados que han poblado sus vecindarios.

Para muchos niños y adolescentes sirios, la angustia es producto de la exposición directa al trauma relacionado con la guerra, afrontando las dinámicas familiares asociadas con el trauma y el desplazamiento, y los factores de estrés relacionados con la adaptación a la vida en Jordania. Los padres y otros familiares expuestos a experiencias traumáticas y que muestran síntomas asociados con el estrés y el trauma son más propensos a demostrar un mal ejercicio de la paternidad, incluyendo en algunos casos abuso y negligencia.

Los niños sirios que reciben servicios en el Centro para las Víctimas de Tortura (CVT), habitualmente expresan un enorme sentido de responsabilidad personal para ayudar y proteger a sus familiares, incluidos los padres. Algunos describen “cuidar” a sus familias como quedarse vigilando en la puerta, o preocuparse por la mejor manera de consolar a sus padres cuando están angustiados. Los niños también pueden proteger a sus padres absteniéndose de revelar sus propias experiencias traumáticas y los síntomas relacionados.

Al mismo tiempo, muchos niños y adolescentes afirman que no son informados sobre ciertas discusiones familiares. Los niños expresan comúnmente frustración y ansiedad asociadas con el hecho de ser excluidos de discusiones, por ejemplo, sobre preocupaciones de seguridad o el paradero o el bienestar de familiares desaparecidos, algunas veces expresan que son plenamente conscientes de las circunstancias, pero sienten que deben fingir ingenuidad para no molestar más a sus padres.

En un esfuerzo por facilitar la curación y el afrontamiento positivo entre los niños sirios y sus padres, el CVT brinda servicios de salud mental, asesoramiento individual y grupal, y fisioterapia en sus clínicas en las zonas urbanas de Amman y Zarqa en Jordania, así como servicios de trabajo social y educación psicológica para los padres sobre las respuestas comunes al trauma y el estrés de los niños.

Un objetivo principal es facilitar un cambio en la autoimagen de la persona, pasando de ser una víctima pasiva a una superviviente activa que puede aprovechar sus propias experiencias para influir en otros de forma positiva. Bajo el cuidado del CVT, los supervivientes de tortura y de las atrocidades de la guerra se recuperan de los síntomas psicológicos y físicos, y reciben ayuda para recuperar el control de sus vidas de forma exitosa. Los usuarios muestran constantes mejoras tanto en el comportamiento adaptativo como en los indicadores asintomáticos, al igual que en la reducción de síntomas como depresión y ansiedad. El personal de las clínicas realiza valoraciones de los indicadores de funcionalidad y de síntomas en el momento de la admisión y después de 3, 6, 9 y 12 meses desde que el usuario finaliza su tratamiento. También existen resultados similares con respecto a los indicadores del dolor físico. Cuando se comparan los resultados del momento del alta con los del momento de la admisión, una gran mayoría de los usuarios reporta una disminución del dolor o una disminución de la intensidad del dolor en sus actividades cotidianas.

Igualmente, los grupos están centrados en crear las habilidades de afrontamiento necesarias para enfrentar los desafíos comunes al contexto de los refugiados y a las dinámicas familiares difíciles. La seguridad y una relación comprensiva sirven como las bases para una posterior exploración de las experiencias traumáticas y de sus emociones asociadas (por ejemplo, el miedo, la vergüenza, la culpa, la pérdida y la tristeza), culminando en una re-conexión final consigo mismos, con los demás y con la vida.

 

Leah James ljames@cvt.org, Annie Sovcik asovcik@cvt.org y Reem Abbasi  rabbasi@cvt. trabajan para el Centro para las Víctimas de Tortura, www.cvt.org. Ferdinand Garoff ferdinand.garoff@gmail.com trabajó como orientador psicoterapeuta del CVT en Jordania.



[1] International Medical Corps (Cuerpo Médico Internacional), Organización Mundial de la Salud, Ministerio de Salud de Jordania y EMPHNET (julio de 2013) Evaluación de la salud mental y las necesidades psicosociales de los desplazados sirios en Jordania. Disponible en inglés en: http://tinyurl.com/MHPSS-syrians-in-jordan-2013.

[2] El consentimiento informado por escrito para el uso de su historia se encuentra archivado en el Centro para las Víctimas de Tortura.

 

Renuncia de responsabilidad
Las opiniones vertidas en los artículos de RMF no reflejan necesariamente la opinión de los editores, del RSC o del IUDESP.
Derecho de copia
Cualquier material de RMF impreso o disponible en línea puede ser reproducido libremente, siempre y cuando se cite la fuente y la página web. Véase www.fmreview.org/es/derechos-de-autor para más detalles.

facebook logo Twitter logo RSS logo

Forced Migration Review
Refugee Studies Centre
Oxford Department of International Development
University of Oxford
3 Mansfield Road, Oxford OX1 3TB, UK
fmr@qeh.ox.ac.uk  +44 (0)1865 281700
skype: fmreview