Evaluaciones psicosociales de la edad en el Reino Unido

Los procedimientos precarios de evaluación de la edad pueden tener consecuencias devastadoras. La nueva guía para trabajadores sociales en Inglaterra pretende asegurar que la edad de los niños solicitantes de asilo se evalúe de forma más justa, más ética y con más precisión. 

La evaluación de la edad es un proceso para determinar la edad de los jóvenes no acompañados y sin documentos (o que no los han compartido) en los países donde buscan refugio. Mientras la "crisis" europea de refugiados continúa, más niños viajan solos a Europa. Y el aumento en la migración hace que sea más probable que las familias se separen, dejando que los jóvenes encuentren su propio camino.

El derecho internacional, junto con la Convención sobre los Derechos del Niño, y varias legislaciones nacionales están diseñados para proteger a los niños, incluyendo a aquellos que solicitan asilo. El objetivo de estas leyes y políticas es garantizar que haya más sistemas seguros de inmigración o sistemas de bienestar infantil con ventajas especiales y salvaguardas. Es fundamental que los niños sean protegidos de forma adecuada y que reciban los servicios que necesitan y a los que tienen derecho, como alojamiento adecuado y educación. Para ello, es necesario determinar la edad de todos aquellos que buscan asilo que puedan ser niños.

En toda Europa, se emplean varios métodos, desde evaluaciones médicas, dentales y psicosociales, o cualquier combinación de estas, pero ninguna produce resultados exactos.[1] En solo unos pocos países de Europa los trabajadores sociales participan en las evaluaciones de la edad; la mayoría de los países utiliza una entrevista de determinación de edad que realizan funcionarios de inmigración. La mayoría (24 de 30 países) utiliza radiografías carpianas (mano/muñeca), y casi la mitad implementa radiografías de la clavícula o dentales como parte de su proceso de determinación de la edad. Alrededor de un tercio observa la madurez sexual. El uso de radiografías en sí genera controversias; por ejemplo, la Asociación Dental británica ha declarado que es "inadecuado y poco ético tomar radiografías de personas cuando no existe ningún beneficio de salud para ellos".[2]

Sin importar el tipo de evaluación de la edad, el rango habitual de edades posibles es de dos a tres años en cualquiera de los extremos de la edad sugerida. En el caso de una persona joven, esto puede marcar una gran diferencia. Alrededor de dos tercios de los países europeos les dan a los jóvenes el beneficio de la duda durante la determinación de la edad. El carácter polémico e inexacto de las evaluaciones de la edad significa que la práctica se discute con frecuencia en diversos foros, pero los cambios en el proceso son lentos.

Novedades

El Reino Unido ha reforzado recientemente su avance hacia un modelo carácter puramente psicosocial para las evaluaciones de la edad. Las evaluaciones psicosociales implican entrevistar y observar a los jóvenes (con contribuciones de otros profesionales que trabajan con ellos); además, se analizan sus vidas (teniendo en cuenta los aspectos físicos, emocionales, familiares, educativos y más allá), en especial todo lo que tiene que ver con su entorno social, tanto actual como del pasado. Estos tipos de evaluaciones, realizadas por trabajadores sociales, se han llevado a cabo durante más de una década en el Reino Unido, pero sin ninguna guía oficial, a pesar de años de peticionespor parte de los trabajadores sociales y las ONG para ayudar a completar estas evaluaciones especializadas. Sin ninguna guía, la calidad de las determinaciones de la edad variaba mucho y los desafíos legales resultantes demostraron que las autoridades locales malgastaban tiempo y dinero en realizar evaluaciones de edad secundarias o luchar contra revisiones judiciales. En 2013 se creó, por fin, un grupo de trabajo para remediar esta situación, y en octubre de 2015 la Asociación de Directores de Servicios Infantiles publicó una guía para trabajadores sociales que realizaban evaluaciones de la edad en Inglaterra.[3]

La nueva guía de trabajo social busca proporcionar un marco para el proceso menos invasivo y multidisciplinario que se adhiera a la ley internacional y proteja a los niños. Aunque la guía no contiene ideas nuevas, establece jurisprudencia y buenas prácticas en los principios de trabajo social, elementos que antes no estaban juntos en el mismo sitio.[4] También respalda y recomienda, por ejemplo, el principio del "beneficio de la duda" para que este se tenga en cuenta cuando se evalúe a los jóvenes como niños. La guía fue escrita por profesionales de trabajo social y directivos, junto con un defensor de asilo de un joven y con el asesoramiento legal de un abogado; el Grupo de Supervisión Estratégica de Evaluación de la Edad llevó a cabo el proceso, junto con representantes de varias agencias gubernamentales y no gubernamentales.

Son muchas las ventajas que presentan los trabajadores sociales en las evaluaciones de edad:

·     Las evaluaciones de los trabajadores sociales son de carácter psicosocial. No incluyen modelos médicos, que siguen generando controversia.

·     Los trabajadores sociales se centran en el bienestar de los niños (y de los adultos), no en el control de inmigración, por lo tanto, son (en teoría) neutrales en cuestiones de inmigración.

·     Los trabajadores sociales que ejercen en el Reino Unido cuentan con muchos años de formación (tanto en instancias teóricas como prácticas) en materia de desarrollo infantil, protección de los niños, realización de las evaluaciones y, cada vez más, trata de personas.

·     Existen paralelismos entre las determinaciones de la edad y las evaluaciones de las necesidades, lo que exige que los trabajadores sociales evalúen a una persona joven de forma holística, para así poder comprender una gama de factores que abarcan la salud, la educación, experiencias individuales y antecedentes familiares.

·     La naturaleza del trabajo en sí y del lugar donde se lleva a cabo garantiza que los trabajadores sociales son capaces de proporcionar un ambiente más informal y cómodo (a diferencia de un centro de inmigración, por ejemplo) para la evaluación de una persona joven que puede haber experimentado temor, explotación, tortura o comportamiento abusivo en su país de origen o durante sus viajes.

Inconvenientes y preocupaciones

El objetivo final del Grupo de Supervisión Estratégica de Evaluación de la Edad en el Reino Unido es que cada una de las profesiones que pueden desempeñar un papel en el proceso de determinación de la edad elabore su propia guía, y que estos capítulos puedan formar un libro para así facilitar la colaboración entre todos los organismos involucrados. En la actualidad, sin embargo, la guía de trabajo social es el único manual completo.

Aunque los trabajadores sociales sean los encargados de poner en práctica las evaluaciones de la edad en el Reino Unido, los funcionarios de inmigración pueden tomar una decisión inicial sobre los individuos que se presenten en el Ministerio del Interior y así influir en la trayectoria del caso. Aquellos cuyo aspecto "sugiera" (según los servicios de inmigración) que son mayores de 18 años no serán derivados a una autoridad local para la evaluación de trabajo social.

El consentimiento informado es otra cuestión crítica cuando se trabaja con niños. En el Reino Unido, los trabajadores sociales son responsables de juzgar si los jóvenes tienen la madurez para entender lo que se les pregunta y proporcionar el consentimiento informado para participar (o no) en la actividad. Esta decisión, sin embargo, puede ser bastante subjetiva. Además, en otros países europeos, no todos los solicitantes conocen las posibles consecuencias de los procedimientos médicos, lo cual pone en duda cómo de informados son los consentimientos. Esto se agrava por el hecho de que la persona a la que se le pide el consentimiento puede ser un niño, que no entiende lo que se le explica en un idioma que tal vez no es su lengua materna. En casi un tercio de los países europeos, si la persona se niega a someterse a una evaluación médica de la edad, es posible que se presuma de forma automática que es un adulto.

También es fundamental que los jóvenes sepan cómo impugnar un resultado si no están de acuerdo y tienen los medios para hacerlo. En el Reino Unido, los jóvenes pueden solicitar una revisión judicial del trabajo de la autoridad local si no están de acuerdo con la edad asignada (suponiendo que puedan obtener asistencia legal y representación). En muchos países europeos, el asesoramiento, la disponibilidad y el acceso a una apelación son muy limitados.

Conclusión

La guía para trabajadores sociales en Inglaterra llegó a las 20 000 descargas en los primeros seis meses desde la publicación, y algunas autoridades locales revisaron sus políticas y procedimientos siguiendo sus pautas. Llevará algún tiempo que la práctica se incorpore por completo y que sea posible determinar si conduce a mejores evaluaciones y menos problemas legales.

Una consideración primordial de cualquier evaluación de la edad debe considerar las repercusiones que pueden sobrevenir si la determinación es incorrecta. Si un niño es considerado como adulto, la detención de inmigrantes y el traslado son posibles resultados muy reales. No se pueden negar los efectos psicológicos de la detención, y en el caso de los niños esta puede ser aún más destructiva. El traslado al país de donde huyeron es devastador. Independientemente de los métodos de evaluación de edad empleados, las personas que los utilizan tienen la responsabilidad de garantizar la seguridad de las personas a su cargo.

Debbie Busler debbiebusler@yahoo.com

Directora de Ayuda al Refugiado, Cruz Roja Británica www.redcross.org.uk y exdirectora de Asilo y Abandono para una autoridad local en el este de Londres (cuando comenzó el proyecto de evaluación de edad)


[1] Oficina Europea de Apoyo al Asilo (2013) Age assessment practice in Europe [La práctica de evaluación de edad en Europa] www.refworld.org/pdfid/532191894.pdf

[3] Disponible en línea en http://adcs.org.uk/assets/documentation/Age_Assessment_Guidance_2015_Final.pdf La guía es específica para Inglaterra, pero se encuentra disponible para que la adopte quien lo desee.

 

Renuncia de responsabilidad
Las opiniones vertidas en los artículos de RMF no reflejan necesariamente la opinión de los editores o del RSC.
Derecho de copia
Cualquier material de RMF impreso o disponible en línea puede ser reproducido libremente, siempre y cuando se cite la fuente y la página web. Véase www.fmreview.org/es/derechos-de-autor para más detalles.

facebook logo Twitter logo RSS logo

Forced Migration Review
Refugee Studies Centre
Oxford Department of International Development
University of Oxford
3 Mansfield Road, Oxford OX1 3TB, UK
fmr@qeh.ox.ac.uk  +44 (0)1865 281700
skype: fmreview